Actualizado: abr 29

Sabemos que comprar una casa no es una decisión fácil o para tomar a la ligera, debido a que es una inversión alta y casi que definitiva, porque generalmente se busca un lugar para estar por un largo tiempo y además hay muchas cosas para tener en cuenta.

Los consejos clásicos que encontramos son: fíjate en la ubicación, investiga sobre el nivel de seguridad de la zona, básate en tu presupuesto, observa el espacio, guíate de un experto si la casa es usada, visita varias opciones y no te precípites. Estos son consejos validos en cualquier caso, ya que es lo básico a tener en cuenta a la hora de comprar una casa o apartamento.

Sin embargo, hay consejos que no encontramos tan fácilmente y aquí te vamos a dar algunos de ellos para que amplíes tu panorama.

El factor económico no debería ser determinante.

Aunque sabemos que el presupuesto es un punto importante, es necesario estar bien informado sobre todas las opciones financieras con las que contamos, ya que mucha gente pone algunas de sus prioridades en segundo plano y podrían incluso renunciar a ellas por poner delante el factor económico, lo cual puede dejar insatisfacciones al final del ejercicio en una decisión tan determinante como esta.

No con esto queremos decir que siempre lo más caro es mejor porque esta comprobado que no es así, sin embargo, si es un buen ejercicio detenerse a analizar con cuidado ¿por qué es más cara o más barata esta?, ¿Qué me ofrece esta que la otra no?, ¿Tiene beneficios adicionales?, y si después de esto encuentras que en efecto una casa tiene más beneficios que otra, pregúntate: ¿vale la pena para mí y mi necesidad pagar ese dinero de más?, ¿voy a sentirme igual de satisfecho viviendo mi vida en cualquiera de las dos casas?

¿Has considerado una nueva forma hogar? uno sostenible, por ejemplo.

Los paneles solares son una opción de sostenibilidad.

Nuestro segundo consejo está ligado al primero porque sabemos que este tipo de tecnologías son consideras demasiado costosas y no vamos a mentir diciendo que no lo son, porque es cierto que algunos materiales son todavía de alto costo, sin embargo, como ya lo mencionamos, el factor económico no debería ser lo mas importante.

Con lo anterior, no queremos decir que hay que desfasar el presupuesto porque o sino no van a tener una buena casa, queremos que simplemente tengan en cuenta otros factores que quizás no habían escuchado. Puede que una casa sostenible sea mucho o un poco más costosa, dependiendo el nivel de tecnología y diseño implementados, sin embargo, en cualquier nivel, una casa sostenible representará siempre un ahorro monetario a largo plazo para sus habitantes debido a varias razones.

Para empezar, se construyen con materiales de alta calidad que buscan precisamente la menor necesidad de intervenciones en reparaciones de la estructura en el futuro, lo cual traduce mayor durabilidad y un ahorro en costes de mantenimiento. La reducción del consumo energético es otro beneficio, que puede ser gracias a paneles solares, pero si esto no cabe en tu presupuesto, tranquilo, también hay opciones que optimizan la ventanería y las puertas de la vivienda, al punto de mantener una temperatura ideal en el interior por medio de cristalería especial (si quieres saber más sobre esto visita nuestro blog anterior) y aunque esta no garantiza un ahorro del 100{e9e360f3e00f5f6c50c02007c2559ad485c08abd5211626abcd9d2da1a33cc88}, el evitar el uso de aires acondicionados y calefacciones si van a ser un ahorro representativo en tu factura de energía.

Es posible contribuir con el medio ambiente desde casa y con mi casa.

El cuidado del medio ambiente es un factor que toma cada vez más importancia en el mundo y hay muchas personas alrededor de él aportando desde lo que pueden para reducir su huella ambiental, como reciclando responsablemente sus residuos, reduciendo su consumo de carne, usando la bicicleta para movilizarse, dejando de usar plásticos desechables y muchas cosas más. Pero también es posible contribuir con una casa sostenible, ya que esta es su razón de ser principal.

Como ya se mencionó, se tiene una reducción del consumo energético, ya que la finalidad de una construcción sostenible es usar y optimizar todos los recursos que tiene a su alrededor para hacerlos útiles a nuestras necesidades, como convertir la luz solar en energía para nuestros electrodomésticos, conservar el calor del sol para las noches frías o incluso usar las aguas lluvias para darles uno o varios usos, como por ejemplo para ducharse o lavar la ropa y esa misma agua puede tener más vida útil, usándola para vaciar el escusado.

Es posible reducir mi huella ambiental con mi casa.

El factor económico no debería ser determinante. (Sí, otra vez)

Uniendo nuestro primer consejo con todos los demás, es necesario aclarar que la inversión inicial por adquirir una casa sostenible (que fue más costosa que una normal) se amortiza en un periodo de 5 a 10 años, gracias al ahorro que esta representa en los demás factores ya mencionados.

Finalizamos diciendo esto porque sabemos que el factor económico es importante para todos, pero hay cosas que después de entenderlas, valen la pena… y la inversión.

Subir
Hablemos